Desde los albores de nuestra civilización, la entrada de los lugares sagrados o templos, han sido custodiados por dos pilares colocados a la entrada del recinto, siendo éstos los que delimitaban la línea que los neófitos...