Todo símbolo que sea representado en este plano, ya sea simple o complejo, es representación de la forma en la que la energía se manifiesta.


Cuando comencé este blog no tenía pensado tratar los símbolos básicos, ya que es algo de lo que hablo mucho en mis talleres y charlas. Sin embargo, es algo básico y necesario para descifrar agrupaciones de éstos que conforman códigos más complejos. Como sois muchos los seguidores que me preguntan por privado sobre estos temas, he decidido parar un poco y exponer algunas breves explicaciones relativos a la simbología básica, ya que será necesario para comprender algunos de los post que estoy preparando, como los relativos al Tetragrammaton.

Más adelante diferenciaremos entre signo y símbolo, pues el símbolo suele estar compuesto de signos, pero el signo es único e indivisible.

En esta entrada abordaremos los signos y símbolos más básicos sobre los cuales se construye un complejo sistema de creencias conocido como MATRIX.

El punto

En geometría, el punto es la intersección de 2 o más líneas.

El punto representa un sistema de pensamiento unipolar, único e indivisible, y a su vez, no expandible. El Uno, el Todo. Es la conciencia única del Universo en forma de semilla que ha de crecer y expandirse. Es la individualidad, el TODO. Es un signo femenino.

La Línea

Una línea es una consecución ilimitada de puntos en un plano. Es decir, es una secuencia o patrón de sistemas de pensamiento Únicos que se alienan de forma ordenada.
Hay que tener muy en cuenta algo sobre la línea: El Universo no entiende de líneas rectas, por tanto, la naturaleza, expresión de los arquetipos Universales, tampoco provee de líneas rectas. La línea recta fue una invención puramente humana para representar en un sistema de percepción limitado, un sistema infinito.

La línea representa un sistema de pensamiento ilimitado bajo una única dirección y dos sentidos posibles. Este hecho identifica a la línea como un sistema de pensamiento polar (no dual), en el que aún percibiendo 2 entidades como opuestas, no dejan de ser la misma entidad. Este concepto se encierra bajo el principio de Polaridad de Hermes Trimegisto:

«Todo es doble, todo tiene dos polos; todo, su par de opuestos: los semejantes y los antagónicos son lo mismo; los opuestos son idénticos en naturaleza, pero diferentes en grado; los extremos se tocan; todas las verdades son medias verdades, todas las paradojas pueden reconciliarse.»

“Así como es arriba, lo es abajo; así como lo es abajo, lo es arriba.”
El Kybalión

Dicho de otra forma, una línea no representa un sistema dual, sino un sistema polar. Los polos opuestos son lo mismo, son dos puntos dentro de la naturaleza de la línea. Y a su vez, se establecen diferencias de gradación entre ellos.

Y voy un poco más lejos. Aunque la naturaleza de cualquier línea es la misma, no todas las líneas son iguales, como no son iguales todos los seres humanos, siendo común nuestra naturaleza.

  • Línea Horizontal. Representa el horizonte, aquello que es visible, tangible. El mundo material. El cuerpo. Representa el camino que recorremos en el mundo material
  • Línea Vertical. Representa el mundo abstracto, el mundo de las ideas y la imaginación. La Mente. Representa el camino espiritual.

La circunferencia y el círculo

La circunferencia es una secuencia infinita de puntos. Como se puede ver, la definición es igual a la línea, y es así, ya que, como he dicho anteriormente, en el Universo no existen las líneas rectas. Todo es curvo. Percibir una línea recta o curva, depende de nuestro sistema de percepción, más alejado o más cercano. Con lo cual, la circunferencia no es más que una forma de expresión de la polaridad anteriormente descrita.

Cada vez que caminamos, percibimos que la calzada es recta, cuando sabemos que la superficie del sistema en el que nos movemos, la Tierra, es curva.

La circunferencia es necesaria representarla para que nuestra mente limitada tome conciencia de lo que se intenta representar: El círculo.

Así, mientras que la circunferencia tiene principio y tiene fin, el círculo es infinito, a pesar de representarlo englobado en el interior de la circunferencia.

El círculo representa el TODO, el Espíritu Eterno, sin principio ni fin; la conciencia y la eternidad.

En las culturas antiguas, ya se usaban estos elementos como base de su simbología. Entre los símbolos más antiguos podemos encontrar:

  • La rueda Solar
  • La Cruz

En esta cruz envuelta en un círculo podemos apreciar la Trinidad Geométrica (Punto, Círculo y Línea). El punto está definido en el lugar del espacio donde se cruzan las dos líneas.

 

Más símbolos básicos. Saliendo de la Trinidad.

Positividad, Yang, Energía Eléctrica, las Ideas, lo Abstracto. Mente.
Negatividad, Yinn, Magnetismo, lo Concreto, lo Terrenal. Cuerpo.
La realidad. La Materia.
Algo en Germen. Semilla.
El Espíritu Eterno. Sin principio ni fin. La conciencia y la voluntad.
Mente superior y abstracta.
Mente terrenal y concreta.
Inteligencia activa. Futuro.
Inteligencia Pasiva. Sentimiento y receptividad. Pasado
Fuerta activa, que actúa. Acción

 

Signos y Símbolos

En otros ámbitos de cursos y ensayos me he extendido sobre la naturaleza, razón de ser y efectividad de los símbolos, pero es insoslayable el tema cuando hablamos de Geometría Sagrada, aunque más no sea para insistir sobre una idea fundamental. Estas palabras consideradas general y exotéricamente como sinónimos, define dos cosas bien distintas. “Signo” será toda figura que exprese y asocie una idea. “Símbolo”, toda forma o figura que asocie todos los contenidos posibles. Así, una señal de tránsito es un signo: sólo puede interpretarse en un sentido. Una cruz, es un símbolo; se le asocia la idea del cristianismo, la de la muerte, etc.

En consecuencia, la mutación posible de todos los símbolos elementales se constituye en 12 figuras. Comencemos:

El punto. Es la Unidad, el Uno en Todo y Todo en Uno. Es lo que no ocupa lugar ni tiempo pero nada podría existir sin él, pues el Todo se constituye de infinitos puntos.
La línea. Se extiende entre dos puntos, representa el Dos, por lo tanto, la Dualidad, el Yin y Yang, los polos positivo y negativo, el nacimiento y la muerte, el comienzo y fin de algo, el camino. Por ende, el Tao, el Do, el Sendero.
La cruz estática. Se estabilizan y equilibran mutuamente, expresan la reflexión antes de la Transformación. Dos líneas (2 + 2) y cuatro puntos –los extremos- dan 8 + 1 (la intersección). Su número es entonces el Nueve.
La cruz dinámica. Ha rotado –hacia la izquierda o hacia la derecha, eso es lo que simboliza su nueva posición. Expresa que se ha pasad a la acción luego de meditarlo, que se actúa con fundamentos. Numerológicamente, es el Nueve más el Dos –por ende, el 11- pues al valor numérico de la cruz estática se le suma el del Camino.
El Triángulo. El Hijo del Hombre. La Manifestación de lo No Manifestado. El Intelecto. El Tres. La Trinidad. Fuego. El Trivium.
El cuadrado. Los cuatro elementos, el equilibrio estable, firme y bien plantado. Ergo, el mundo material, el pragmatismo. El Cuatro. Los 4 elementos. Los 4 puntos cardinales. El Quadrivium.
El Pentágono –y su expresión esotérica práctica, el Pentáculo o Pantáculo- expresa el Cinco. El Pentágono es el ser humano, y en Geometría Sagrada se expresa su poder de modificar al mundo mediante el Dodecaedro:
Hexágono. Es uno de los patrones de la naturaleza más comunes. Las celdas de un panal de abejas con hexagonales, patrón recogido para crear la red de telefonía móvil. Dentro del Hexágono está circunscrita la estrella de David, símbolo de la “Alianza” entre el Macrocosmos y el Microcosmos. Es el símbolo del Adam Kadmon, u Hombre Primordial. Representa la estancia que precede (antesala) al heptágono.
Heptágono. Es la única figura geométrica que no puede representarse geométricamente, más que por una aproximación. Si el siete, como arquetipo del heptágono, no puede representarse, es lo inasible tras la perfección, detrás de la esfera.
El Ocho será el Octógono. Lo mostramos aquí en planta significativa porque podrán así imprimirlo y trabajar con él como enseñaremos. Observemos, de paso, que trazando todas las diagonales posibles se inscriben 16 triángulos. 16 + 8 = 24 otra vez….
El círculo. Infinitos puntos. La Conciencia Cósmica. Todos los números y ningún número. Es el Cero: está allí, creemos que es nada, pero nada puede ser sin él. Pero con un punto en el centro, tiene superficie o volumen, y por lo tanto, Será. 1 + 0 es el Diez.

 


Descifrando símbolos

 

Para descifrar un símbolo, debemos dividir el espacio comprendido por el símbolo en una matriz de al menos cuatro partes, de forma que todos los símbolos que encontramos en la zona superior corresponden al espacio consciente, y la zona inferior al inconsciente.

De la misma forma, dividiendo el espacio en dos partes por una línea vertical, la zona izquierda corresponde al mundo de lo abstracto, las ideas, de la intuición, de los sueños, las artes, lo femenino, y la zona de la derecha correspondería al mundo de lo concreto, la lógica, la razón, la matemática, lo masculino.

 

 

 

Con esta base simbólica, ya podemos prestar atención a las señales que nos encontramos en el día a día: imágenes publicitarias, logotipos, señalizaciones, talismanes, etc. Poco a poco iremos avanzando en la complejidad de los símbolos a través de los metales o Logos planetarios, incluso los signos astrológicos.

Podéis ver un ejemplo práctico en el artículo donde desciframos el símbolo OM, o en el anterior sobre el Tetragrammaton, o incluso el emblema de la Sociedad Teosófica.

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseSpanish

you're currently offline

Site Protection is enabled by using WP Site Protector from Exattosoft.com