Toth Hermes Trismegisto, conocido en todas las antiguas civilizaciones posteriores a la Atlántida. Protector de la Humanidad, escriba de su historia. 


Para adentrarnos en la figura de Hermes, debemos remontarnos a una época más antigua, la antediluviana, la Atlántida.

Toth fue (es) considerado el último (o uno de los últimos Atlantes), descendiente de Lemuria, que había alcanzado el grado de la inmortalidad. Capaz de “viajar entre dimensiones”.

Dyehuthy” en antiguo egipcio, o Tot, es el dios de la sabiduría, la escritura, la música, los conjuros, la magia… y símbolo de la Luna en la mitología egipcia. También se puede ver escrito como ThotToth Thoth.

Toth Hermes fue el creador de la ciudad de Hermópolis. Divinidad representada con cabeza de Ibis o de babuino e instrumentos de escriba en las manos era el encargado, según la mitología, de medir el tiempo y regir los cielos. A él se atribuye la creación del primer calendario y el control de las crecidas del río Nilo. También patrón de los escribas, de las artes y de las ciencias, Thot fue el inventor de las palabras y, según recoge la leyenda, se dice que codificó las ceremonias que llevaban a los muertos a transformarse en espíritus.


Toth se remonta atrás, hasta los inicios de la Atlántida. A él le fueron revelados los secretos de la inmortalidad: cómo permanecer consciente en un cuerpo de forma continua, sin morir. Y así ha permanecido en su cuerpo original. Vivió a través de todo el período de la Atlántida, e incluso se convirtió en rey de la Atlántida durante un período de alrededor de 16.000 años. Tras el hundimiento de la Atlántida, Toth (que aún no había adoptado ese nombre) y otros seres tuvieron que esperar durante casi 6.000 años antes de poder comenzar a restablecer la civilización.


Cuando Egipto comenzó a surgir a la vida, se llamó a sí mismo Toth, manteniendo ese nombre a través de todo el tiempo que duró la antigua civilización de Egipto. Cuando Egipto, como civilización, desapareció, Toth inició la siguiente cultura principal, herederos de la sabiduría cultivada por los Egipcios a través de Toth: Grecia.


Tabla de Esmeralda
La Tabla Esmeralda

Puede leerse las Tablas Esmeralda de Toth, el Atlante, escritas por Hermes hace unos 2000 años.


En el Antiguo Egipto, el Rey Menes desarrolló, en su prolongado reinado, una vasta tarea de culturalización para sacar a su pueblo de la condición pastoril y agrícola que hasta entonces la caracterizaba. Hizo contratar especialistas en las más variadas disciplinas provenientes de los más alejados puntos del mundo conocido y, muy especialmente, agregó a su corte a un sabio caldeo, arquitecto, médico, astrónomo y –lógicamente para ese entonces – mago, conocido como Toth.

Toth se dedicó, hasta su senectud, a volcar sus conocimientos en diversos libros, algunos perdidos para siempre, otros conservados por fragmentos, como el llamado “Libro de Toth”, compendio de Teurgia o Alta Magia Blanca. Tras las 7 destrucciones de la Biblioteca de Alejandría, de este libro sólo sobrevivió sus láminas ilustrativas, en número exacto de setenta y ocho, y que conformaron al paso del tiempo lo que hoy conocemos como el Tarot o, en egipcio, “tarah ha’ Thoth”, y la “Tábula Esmeragdina”, o “Tabla de Esmeralda”. También se le atribuye textos de filosofía conocido como Corpus Hermeticum. La“filosofía hermética” precisamente coge de él su nombre.


Ésta es una sucesión de aforismos que guardaban memoria del conocimiento filosófico de los contemporáneos de Toth quien, al morir (realmente no murió, simplemente desapareció a los ojos del hombre), fue elevado a la categoría de Dios –apoteosis común en esos tiempos- e, incluso, adoptado tardíamente por los griegos con el nombre de Hermes Trismegisto (“el tres veces grande, o tres veces nacido”). En latín es: Mercuriuster Maximus.

Hermes Trismegisto es mencionado primordialmente en la literatura ocultista como el sabio egipcio, paralelo al dios Toth egipcio, que creó la alquimia y desarrolló un sistema de creencias metafísicas que hoy es conocida como hermética. Para algunos pensadores medievales, Hermes Trismegisto fue un profeta pagano que anunció el advenimiento del cristianismo.


La historia del mundo provino de él. Mientras estuvo en Egipto, donde le llamaban el Escriba, escribía todo lo que sucedió. Él era la persona perfecta, ya que estaba vivo constantemente, por lo que como escriba, simplemente tenía que sentarse y ver pasar la vida. Era un testigo imparcial, ya que esa era una parte primordial de su comprensión de la sabiduría, tal y como lo aprendió en la Atlántida.

Nuestros libros de historia dicen que Pitágoras fue el padre de Grecia, y que fue desde la escuela Pitagórica que Grecia se desenvolvió. Y es de Grecia desde donde emergió nuestra presente civilización. Pitágoras cuenta en sus propios escritos (los Versus Áureos) que Toth lo llevó de la mano, lo condujo bajo la Gran Pirámide y le mostró las geometrías y la naturaleza de la Realidad.

De esta forma, Toth entró a formar parte de la cultura Griega bajo el nombre de Hermes.


También está asociado simbólicamente al Abraham bíblico, padre de las 3 religiones más importantes de la actualidad. Las religionesa brahámicas son las Fes monoteístas que reconocen una tradición espiritual identificada con Abraham. El término es usado principalmente para referirse colectivamente al judaísmo, cristianismo e islam, a las que se suman en ocasiones otras como el bahaísmo, los samaritanos, los mandeos y los drusos. Las religiones abrahámicas suponen un poco más de la mitad de la población de creyentes del mundo, unos 3.800 millones de fieles.


SIMBOLOGÍA DE TOTH – HERMES

Antiguo Egipto

Ank de bronce con inscripciones egipcias

En el Antiguo Egipto se representa como un ser antropomórfico con cabeza de ibis, una pluma y la tablilla de escriba celestial para anotar los pensamientos, palabras y actos de los hombres y pesarlos en su balanza. (ver ilustración 1). También fue representado como un  babuino, símbolo de la mente instintiva. Sostenía cañas de papiro en una de sus manos, por él fue quien introdujo y enseñó la escritura al mundo moderno.

Llevaba el Ank en una de sus manos, concretamente en la izquierda, el símbolo de la vida eterna. El Ank fue uno de los símbolos más importantes de la cultura egipcia, ya que simboliza el campo de los cuerpos sutiles que emergen alrededor de nuestro cuerpo.

thot 1La introducción de la escritura ha sido uno de los eventos más importantes, y el de mayor influencia que ha sucedido en este planeta en el actual ciclo. Logró más cambios en nuestra evolución y conciencia que cualquier otro hecho individual en nuestra historia conocida. 

Según las creencias de la época, el ibis es el último animal que se refugia antes de un huracán,y el primero en reaparecer después del paso de la tormenta. Es decir, era el primero y el último, el Alfa y el Omega tras una catástrofe. El ibis era objeto de veneración religiosa en el antiguo Egipto. 


Antigua Grecia y Roma

El simbolismo de Hermes – Mercurio es muy rico y salta a la vista en una primera impresión: Sandalias aladas, el caduceo y el casco que le permite volverse invisible, son sus atributos.


Ilustración 3: Dios Mercurio – Hermes

Mercurio-Hermes proporciona el alfabeto a los hombres, y como mensajero de los Dioses les traduce sus mensajes. Simboliza la comunicación, y está ligado al lenguaje y al sentido profundo del conocimiento. Mercurio es el intérprete de la mente.

Las alas, son un símbolo de la rapidez del dios para  desplazarse rápidamente, tanto en el espacio como en la mente.

Mensajero divino de la voluntad de Zeus, es un dios que media entre el cielo y la tierra, entre el saber y la mente superior, entre el consciente y el inconsciente. Por supuesto, que traductores, escritores, y todos los que tratan con profesiones relacionadas con el lenguaje, son hijos de Hermes.

Hay otro aspecto de Mercurio-Hermes, que es el de comerciante. Su nombre es un derivado de “Mercari”, que significa comerciar.

Así Mercurio, representa el papel de mediador a través de las transacciones comerciales, de la elocuencia para convencer a través de la palabra, de solucionar los problemas con diálogo (que no tiene que ser precisamente sincero), y de los viajes o traslados necesarios para estos fines mercantiles. Es por eso, que también se le hacían ofrendas en forma de piedras que los viajantes apilaban unas encima de otras, para que Hermes-Mercurio les ayudara a no perderse (símbolo del laberinto).

Posteriormente los límites de los caminos, huertos y propiedades se constituían con los llamados “mojones”, que no son más que pequeños montículos de piedra o barro, símbolos de “marcas orientativas”, que aun en la actualidad se siguen utilizando en muchas poblaciones.



Ilustración 4: Caduceo de Mercurio – Hermes

Fuente: 

Share This