El solsticio de verano se acerca. Es un momento planetario en el que la inclinación de la Tierra nos acerca lo máximo al Sol. Es el momento más poderoso en la manifestación de la energía y, por tanto, es nuestro momento de mayor poder.

Solsticio viene del latín Solstitium, Sol y Statum, y que significa literalmente Sol Estático. Y es que en esta fecha, al igual que sucede en el Solsticio de Invierno, el sol permanece en la misma posición aparente (el cambio es muy sutil) durante unos 3 días, que van desde el día que conocemos como el comienzo del verano hasta la Noche de San Juan. Lo que conocemos hoy como la noche de San Juan, en la antigüedad, era una festividad lunar, por eso se encendían hogueras nocturnas, y coincidía con la última Luna Nueva de primavera, anterior al solsticio. De esta forma se completaba el ritual. La noche más oscura del año se encendía una hoguera que debía durar toda la noche para que no se pierda la Luz, y ayudar al Sol en su retorno para coronar, días más tarde, el triunfo absoluto de la Luz que nació en el Solsticio de invierno sobre la oscuridad.

Ahora, debemos entender que la Luz del Sol en el macrocosmos se corresponde con la Luz del Espíritu en cada uno de nosotros.

solsticio de verano

El solsticio de verano marca el día más largo del año.

Desde el solsticio de invierno, los días han ido creciendo lentamente, a medida que la Tierra comenzó a inclinarse hacia el sol. En esos días más oscuros del invierno, estamos más enfocados hacia el interior. Físicamente, buscamos estar dentro. Acogedor y acurrucado. Mentalmente, es un momento de soñar y planificar.

Pero cuando la Tierra comenzó a inclinarse hacia el sol, nuestros espíritus comenzaron a despertar. Salimos de esos días más centrados en el interior y comenzamos a crecer hacia afuera. La primavera es como levantarse por la mañana, levantarse de la cama y desperezarse. Aquí, en el solsticio de verano, el día más largo del año, estamos completamente despiertos, es como nuestro medio día. Nuestros espíritus están vivos, refrescados, renovados, energizados; Todas esas cosas buenas, jugosas, ricas que sentimos al sol. En estos largos días de verano, nuestros espíritus anhelan estar fuera, sentirse vivos, moverse y celebrar la vida.

Estamos lo más cerca del sol de lo que estaremos en todo el año.

Eso significa que somos y existimos en armonía con la energía del sol. El sol representa el Fuego. Y durante casi 24 horas al día, en este momento, el hemisferio norte así como los seres que aquí habitamos estamos absorbiendo toda esa energía feroz, intensa, electrizante y estimulante.

Eso significa que hay una abundancia absoluta de esa poderosa y enriquecedora energía de fuego disponible para ser absorbida. Podemos usar esa energía para inspirarnos, para elevarnos, para energizarnos, para encender nuestros fuegos internos, para iluminar con nuestro Espíritu.

Ahora es el momento de abrazar tu fuego, absorber esa energía y dejar que te alimente.

El solsticio de verano es un preciso momento planetario en el que la inclinación de la Tierra alcanza su cenit. Aunque forma parte de un ciclo, no es un día o una hora que se celebra en varias ocasiones a lo largo del día a medida que la Tierra gira en sus zonas horarias. El solsticio sucede en un momento exacto; el mismo momento en todo el mundo. Y para equilibrar su energía exaltada, en este instante en el hemisferio sur tiene lugar el solsticio de invierno.

Fíjate en la naturaleza. En esta fecha comienzan los frutos a aparecer, el poder de la naturaleza se manifiesta a través de ellos, brindando energía en forma de luz y materia para que otros seres se nutran de ella.

El solsticio es un pico. Una exaltación.

Desde el solsticio de invierno, el sol ha ido creciendo lentamente y los días se han ido haciendo cada vez más largos. En el solsticio de verano, el sol alcanza su punto máximo y completa su ciclo de crecimiento, siendo el día más largo y la noche más corta.

Esto hace que el solsticio de verano sea un excelente momento para reflexionar sobre los momentos cumbre de nuestra propia vida, de nuestros logros durante este año y de los que sentimos orgullo al mostrárselos al mundo.

Después del solsticio los días comienzan a acortarse.

Después del solsticio, el hemisferio norte comienza a alejarse del sol y los días comienzan a acortarse nuevamente. Esto puede hacer que su espíritu se sienta un poco triste, a pesar de su entusiasmo y anticipación para el verano.

Aunque solo es junio, ya estamos comenzando el cambio de nuevo hacia adentro. Los días continuarán acortándose hasta el solsticio de invierno, cuando el sol renace y comenzamos de nuevo el ciclo de crecimiento.

 


SIGNIFICADO ESOTÉRICO – SAN JUAN DE VERANO

Es muy común conocer esta fecha como la Noche de San Juan, ya que se celebra la onomástica de San Juan Bautista. El Maestro Yeshúa dice de él:

En verdad os digo que entre los nacidos de mujer no se ha levantado nadie mayor que Juan el Bautista; sin embargo, el más pequeño en el reino de los cielos es mayor que él. Yeshúa - Mateo 11:11

Así, entre los hombre no existe mayor Luz que la que manifiesta el solsticio de verano, y cuando ésta desvanezca, otra Luz aparecerá. Así se representa el ciclo de la Luz en el esoterismo cristiano y el por qué la mayoría de las corrientes místicas hablan de los solsticios como los dos San Juanes: San Juan de Verano y San Juan de Invierno.

El desvanecimiento de la Luz es el recorrido que la oscuridad va ganando poco a poco, la muerte de San Juan a manos de los soldados de Poncio Pilatos, quien entrega su cabeza en una bandeja de plata como regalo a su esposa. La plata es el metal más poderoso en el mundo de los hombres, símbolo de la Luna, el inconsciente, el mundo de los sueños, la matrix, la oscuridad, de San Juan el Bautista… mientras que el oro era un metal reservado a los dioses, símbolo del Sol, del mundo consciente, de la vigilia verdadera, de Sión, de la Luz, de Jesús Hristós, el ungido, que ha de nacer trayendo su Luz desde la Oscuridad del Invierno, en el día del Triunfo de la Luz, el Sol Invicto.

Pero la celebración del solsticio de verano proviene de tiempos anteriores al cristianismo. Es, junto con los equinoccios y el solsticio de invierno, la más antigua festividad de la humanidad realizada en homenaje al Sol y su fuerza generadora de vida, considerado de orden divino por numerosas culturas. Nuestros ancestros encendían enormes hogueras en la noche anterior al día más largo del año. Según varios estudios antropológicos, el solsticio se ha considerado como un momento especial ya desde el neolítico.

En Suecia, por ejemplo, dicha celebración se realizaba con sacrificios rituales en honor a la fertilidad. En Finlandia, Suecia y Estonia, aún hoy se considera una de las grandes festividades anuales.

En la lejana antigüedad existía la creencia de que las plantas que florecían o germinaban durante el solsticio tenían poderes curativos y mágicos. Por esto era costumbre recolectarlas en esa noche. Encendían Hogueras como protección contra espíritus malignos, los que suponían que deambulaban libremente al ponerse el sol por el sur. Posteriormente las brujas, meigas, hechiceras y hechiceros lo han considerado una fecha con una gran carga mágica y energética.

En algunas tradiciones Neopaganas lo celebran intentando reproducir fielmente la manera en la que creían que los antiguos paganos germánicos la celebraban, mientras que otras tradiciones prefieren celebrarlo con rituales tomados de diferentes fuentes, y la tradición germánica o celta es una de las muchas utilizadas. Miles de personas se reúnen, en la noche del solsticio de Junio, en Salisbury junto al monumento megalítico de Stonehenge y esperan, tal vez con idéntica emoción como lo hicieran los druidas y el pueblo en general, hace casi tres mil años, el primer rayo de sol del gran día, donde el sol está presente por más tiempo.

En la actualidad, el solsticio de junio evoca las famosas hogueras de la Noche de San Juan, la última noche del período solsticial, que tienen lugar en muchos países europeos, para dar la bienvenida al verano y celebrar el día más largo y la noche más corta del año.

SOLSTICIO DE VERANO ISIS


Publicado el 29 de Junio de 2009 bajo el título LITHA. Reeditado el 18 de junio de 2019 bajo el título ¿POR QUÉ ES SIGNIFICATIVO EL SOLSTICIO DE VERANO?
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseSpanish

you're currently offline

Site Protection is enabled by using WP Site Protector from Exattosoft.com