La Estrella de Belén, sus misterios y su leyenda, su naturaleza, su simbolismo, su significado. Todo contradictorio y, a la vez, lleno de verdad.


Cuarta entrega sobre el Simbolismo de la Navidad.


Serie El Simbolismo de la Navidad

  1. El Simbolismo de la Navidad.
  2. Fin de Año y sus orígenes.
  3. Los Tres Reyes Magos.
  4. La Estrella de Belén.

Existen diversas interpretaciones sobre la estrella de la Navidad que, aunque a priori pudieran parecer contradictorias, más allá de serlo, no hace más que unificar las distintas fuentes hacia una misma realidad: La Verdad.

Pero comenzaré hablando de su simbolismo, para luego adentrarme en otros temas que creo de interés.


Simbolismo de la Estrella

La Estrella simboliza la Luz del Iniciado. el Iniciado adquiere a través de ella la iluminación o visión espiritual, que hace de él un epopto o vidente, y lo capacita para discernir la Estrella Flameante que brilla delante y por encima de sí mismo, en la parte más íntima de su ser.

Esta Luz Ideal, proveniente del Ser Espiritual, lo ilumina ahora con toda claridad, y guía con acierto sus pasos en la Senda del Progreso, que lo convertirá en “más que hombre”, en verdadero Maestro en toda la extensión de la palabra.

Así, se vislumbra en Oriente una estrella flameante, que ha representado desde la antigüedad el Verbo, la Verdad, teniendo muchas y muy variadas formas: espadas flamígeras, lenguas de fuego, rayos.

Una luz de esperanza, que indica que el invierno espiritual está a punto de acabar, una luz que nos hace entender que ya comienzan a abrir los primeros brotes de la verdadera naturaleza humana. Es el momento de ir preparando nuestras herramientas para el trabajo que ha de venir.



Hitos Astrológicos

Entre las Señales de los Cielos que anunciaron la Encarnación de Jesús (El Helyon), están la aparición del Cometa Halley en el año 12 a.C., y la conjunción Júpiter-Saturno en la constelación de Piscis en el Año 7 a.C.

  • El Cometa Halley, en los Vedas es llamado “Dhumraketu”, el cual fue visible en el año 12 a.C. No se pretende cambiar la fecha del nacimiento de Jesús, tan sólo estoy abarcando distintos eventos astrológicos importantes en las fechas cercanas. Aunque es cierto que hubo un error en el cálculo de su nacimiento. El Cometa Halley, anunció en el Cielo acontecimientos Iniciáticos-Esotéricos, y fue la Señal que anunció el acercamiento del Inicio.
  • La conjunción Júpiter y Saturno en la Constelación de Piscis en el año 7 a.C., es otra Señal en el Cielo, que anunció el Nacimiento Interior, Espiritual, del Mesías prometido por Dios a Moisés, “igual que” Dios (Deuteronomio 18: 15), cuando ocurrió una triple conjunción planetaria entre Júpiter y Saturno, en la constelación de Piscis.


Confluencia de las Tradiciones

Era muy común en la antigüedad que los sacerdotes, sabios, astrólogos y hacedores y conocedores del Universo, realizaran largos viajes para completar su formación y conocimiento, y así poder completar su propia obra. Por ejemplo, la astrología vedanta en la India, o la Alquimia de los griegos, que a su vez heredaron ese conocimiento de los Egipcios. Pitágoras, en sus Versus Áureos, explica cómo el mismo Hermes Trismegisto le introdujo en la Gran Pirámide donde vivió su iniciación a los misterios y a la Geometría del Universo. Los Tres Sacerdotes pudieron haberse conocido en alguna de las Academias griegas, o en algún templo hindú, o incluso en alguna zona de Egipto, e iniciar desde ahí su aventura. 


Faravahar Símbolo del Zoroastrismo
Faravahar Símbolo del Zoroastrismo

Pero existía entonces otra cultura aún muy arraigada en aquella zona: el zoroastrismo de los persas. El zoroastrismo posee una importancia única en la historia de las religiones a causa de sus enlaces con las Tradiciones occidental abrahámica (judaísmo, cristianismo e islamismo) y oriental dhármica. Algunos creen que las enseñanzas de Zoroastro llegaron a dejar su huella en el judaísmo, como puede comprobarse en la angelología, la creencia en un estado futuro de premios y castigos, la inmortalidad del alma y el juicio final. Todo ello forma parte fundamental del esquema zoroastriano. 

En aquella época no se miraban las culturas se “etiquetaban” por las creencias y cultos “religiosos” (pongo esta palabra entre comillas porque anteriormente al cristianismo, el concepto de religión no existía). Cualquiera podía seguir una u otra filosofía, seguir un culto en concreto, si el mensaje le llegaba y estaba dispuesto a vivirlo en primera persona. Tan sólo debía vivir un período de iniciación que variaba según la tradición. 

Mapa del Imperio Persa, en el que nació el culto a Zoroastro. 

Así era posible que un Alquimista Griego, un Astrólogo Veda, y un Mago Egipcio, confluyeran juntos en un mismo lugar para aprender los secretos de Zoroastro y de su adoración a Ahura Mazda, su Dios Sol. 

Pero, ¿en qué punto se reunieron? Bien, buena pregunta. Ya he comentado que el zoroastrismo es el culto que nació en el antiguo Imperio Persa, y éste se extendió por todo oriente medio, alcanzando Grecia, Egipto y parte de la India, con lo que tiene influencia de estas culturas y, a su vez, es influyente en las tradiciones abrahámicas que nacieron más tarde. 

Aquí viene un dato que, al menos a mí, me llama mucho la atención. Los Esenios, una secta judía establecida desde el S. II a.C., y cuya existencia está documentada por diversas fuentes. En el s. XIX se popularizó por el espiritista Allan Kardec y la Teósofa Madame Blavatsky. En Qumrán en 1946, a 50 km de Jerusalem, se halló una aldea donde vivía una fraternidad de hombres y mujeres santos en comunidad, y portaban las semillas de la cristiandad y la futura civilización occidental. Allí se hallaron los Manuscritos del Mar Muerto donde supuestamente se habla de los Esenios. 

Qumram

Esta aldea se sitúa en territorio persa, o mejor dicho, de influencia Zoroastrista, al igual que judía. 

El mismo Jesús tuvo una educación bajo la influencia esenia-zoroastrista, en su viaje simbólico al desierto. En ella aprendió los secretos de la alquimia, la astrología, y la magia, desarrollando las capacidades psico-espirituales que todos conocemos. 

La epifanía, la adoración de los Tres Reyes Magos, no fue más que lo que hoy día conocemos como el sacramento del bautismo, en el que los Tres Sacerdotes Esenios-Zoroastristas dieron Fe del nuevo Avatar que vendría a salvar a la Humanidad. 


¿Qué es lo que seguían?

En primer lugar os comentaré el motivo por el que creo que los Reyes Magos no seguían a una estrella nocturna, si bien es cierto que las estrellas pudieron usarlas para predecir el inicio de esta era de iluminación. Es fácil. Las bajas temperaturas nocturnas registradas en el desierto en cualquier época del año, hacen que viajar con caballo, camello y elefante sea una empresa bien complicada. 

En la antigüedad, sólo los marineros se orientaban con las estrellas, pues su viaje nunca cesaba sobre las aguas, ya que podían dedicarse al descanso en la noche o en el día. Por cierto, orientarse hace referencia a conocer dónde está oriente y, mediante esa posición, ser capaz de conocer el resto de puntos cardinales. Los viajes por Tierra, sin embargo, necesitaban un descanso físico, tanto de las personas como de los animales de transporte. Por tanto, a menos que los Reyes llegaran hasta Gaza atravesando el mediterráneo, dudo que viajaran de noche. Pero es posible. 

La otra opción es lo que hicieran de día. Pero, ¿qué astro es posible ver de día bajo la Luz del Sol que se mantuviera inalterable a lo largo de los meses que pudiera haber llevado ese viaje? Hay un astro, inalterable, que en 3 momentos puntuales marca 3 posiciones muy exactas: El Sol, amanece por el Este (oriente), se pone en el Oeste (poniente), y a mediodía, se encuentra en el punto más alto del cielo. Marca la mitad de la jornada visible. 

Si tenemos en cuenta que las Sagradas Escrituras relatan que los Reyes vinieron juntos desde Oriente, esa sería la estrella que siguieron. Pero hay más, ya que Egipto se convirtió en un gran Faro gracias a la construcción de las tres Grandes Pirámides (otra vez tenemos el Tres como número mágico). Me explico. Las caras de las 3 pirámides de la meseta de Gizah están orientadas, esto es, una de ellas mira a la salida del sol. Además, las caras de las pirámides estaban recubiertas de piedra caliza, y la de Keops (Khufu), encumbrada con un piramidión de oro. Esto implica que el Sol pueda incidir de forma directa en una de sus caras en el amanecer, en su recorrido hacia el mediodía, y hasta la puesta del sol. Imagina cómo podría reflejar la luz en el desierto las 3 pirámides durante el movimiento del sol alrededor de la tierra (sí, he dicho el movimiento del Sol, en aquél entonces se entendía de esta forma la astrología; incluso hoy día, se levantan las cartas natales con una visión geocéntrica, no heliocéntrica). Sin duda, eran grandes monumentos que bien podrían ser visibles desde el cielo, como desde la tierra. 

Detalle de las Pirámides. En el centro, se puede apreciar que aún se conserva la capa de recubrimiento de piedra caliza, oscurecido y derruido por el tiempo.


Conclusión

Tras esta disertación, trato de abrir la mente a diferentes opciones sobre quiénes fueron los Reyes, su procedencia y qué fue lo que siguieron. Pero sobre todo, cómo fue que sacerdotes de diversas tradiciones tan alejadas confluyeran en un mismo lugar con un mismo fin. 

Y aquí es donde entra el concepto de Religión, del latín re-ligare, volver a unir. Con la figura de los Tres Reyes Magos, tres Tradiciones dominantes se unieron en un viaje de igual a igual para confirmar la llegada del mesías, capaz de volver a unir (re-ligare) las distintas Tradiciones que, con el tiempo, se dispersaron. 

Una unión que se produjo el día de la Epifanía, una manifestación no sólo del Cristo Sol, sino de la de la Humanidad en un único Misterio, un Misterio de Tres aspectos, el Misterio de la Trinidad.


Con este artículo finaliza la serie dedicada al simbolismo que rodea el origen de las fiestas navideñas de forma genérica, tal y como las conocemos. Aunque existen otras tradiciones, como Papá Noël, el Cagatió catalán, el Olentzero del País Vasco, o el Apalpador gallego, entre otras muchas, en otro momento dedicaré tiempo a escribir sobre ellas. O mejor, comparte tu tradición con los seguidores del blog contactando conmigo a través del formulario.

Espero que hayas disfrutado de esta entrada. Si es así, me gustaría pedirte que no olvides compartirlo a tus contactos a través del correo electrónico por las redes sociales, bien pulsando el botón de compartir, bien copiando y pegando el enlace.

Comparteme – https://biogeometria.es/la-estrella-de-belen-origen-y-significado/


Fuentes;

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseSpanish

you're currently offline

Site Protection is enabled by using WP Site Protector from Exattosoft.com