Históricamente sabemos que entre los antiguos pobladores, el TRES era el más Sagrado de los Números; aun cuando es una figura Aritmé­tica, a la que se le han atribuido algunas virtudes místicas


La palabra TRES, deriva de la Lengua Latina “TRINUM” o “TIU­BIUM”, y es el primer número impar, puesto que se, compone por la reunión de TRES unidades; o de otro modo, del uno y el dos; que vienen siendo la unidad y el primer número par.

Históricamente sabemos que entre los antiguos pobladores, el TRES era el más Sagrado de los números; aun cuando es una figura Aritmé­tica, a la que se le han atribuido algunas virtudes místicas, al asegurar que es la base de los Signos de la perfección. Así, en la Filosofía de Platón se le consideraba como la Imagen del SER SU­PREMO en sus TRES personalidades: la Material, la Espiritual, y la Intelectual.

Determina en sí mismo a la unidad Hombre, por cuya razón, tal vez Aristóteles llegó al convencimiento de que el TRES contiene en sí mismo el Principio, el Medio y el Fin. Lo que también viene a indicarnos que es el símbolo de la Perfecta Armonía, del factor de conservación y del progreso natural, entre todos los seres y las cosas.     


Existen números que han gozado de fama y de poder cabalístico incontras­table, por lo que allá en la actualidad, todavía hay quienes lo aseguran así. Por ejemplo: entre los Druidas, los Esenios, los Asirios, los Caldeos, los Egipcios, los Griegos, los Romanos, los Judíos, y más tarde en la India, la China y en todos los Países Civilizados conocidos, el número TRES fue muy venerado, circunstancia por la que en la Edad Media siempre se le consideró como un signo de favor atribuido al SER SUPREMO.

De todas maneras, nosotros sabemos también que el guarismo o cifra uno forma a la unidad como factor indivisible; aunque tampoco puede ser una cantidad, porque constituye al origen o manantial de todos los números y cantidades; razón por la cual, se interpreta que el TRES, o ternario, es el primer número impar. En cambio el número dos, viene siendo la primera cantidad y por lo mismo la primera cifra par, ya que en sí, lo constituyen dos unidades.

  • En la Geometría, los cuerpos se distinguen por: su forma, la densidad  y color;
  • la descomposición de la luz a través del prisma presenta los TRES colores primarios: el verde, el azul y el rojo;
  • la extensión se mide por mediación del punto, la línea y la superficie;
  • la Trigonometría, o la ciencia del triángulo, establece que toda superficie es reducible a triángulos;
  • el Triángulo contiene TRES ángulos: recto, agudo y obtuso;
  • existen TRES clases de Triángulos: equilátero, isósceles y escaleno;
  • hay TRES formas de ángulos: rectilíneo, curvilíneo y mixtilíneo;
  • el Triángulo está limitado por medio de TRES líneas: dos catetos y una hipotenusa;
  • a las figuras, por su forma, las definimos en: triangulares, cuadrangulares y circulares;
  • si los cuerpos son todos aquellos que ocupan un lugar en el espacio, deben clasificarse como: geométricos, amorfos e indefinidos;
  • conocemos TRES cuerpos con aristas: el cubo, el prisma y la pirámide;
  • los prismas pueden disponerse de TRES formas: rectos, inclinados y truncados;
  • la Trinidad Egipcia se componía de: Isis, Osiris y Horus;
  • la Trinidad Hindú era: Brahama, Vishnú y Shiva;
  • las de los Escandinavos fueron: Odín, Vile y Ve;
  • los Aztecas tuvieron a: Huitzilopoxtli, Tlaloc y Texcaltipoca;
  • entre los Católicos Cristianos está el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo;
  • además, conocen el Cielo, el Purgatorio/Limbo y el Infierno;
  • entre los celtas, los elementos eran TRES: Aire, Agua y Fuego;
  • y a su vez creían en el Cuerpo, Alma y Mente;
  • en el Mundo existen TRES grandes religiones de tradición Abrahámica: Judaísmo, Cristianismo e Islam.

En la Mitología Griega y Romana, al número TRES se le ha conside­rado como el principal atributo de los sucesos legendarios, como por ejemplo: se dice que el rayo de Jove (Iovis, Júpiter) era Tridente; que el Astro Rey tenía tres nombres: SOL, APOLO y LIBER y que, igualmente al planeta nocturno se le designaba de TRES maneras: LUNA, DIANA y HÉCATE; que también había TRES Furias y se conocían TRES Parcas, que influían en el ánimo de los hombres.


TRISKELLION

De la misma manera en la Tradición Céltica, entre los Druidas se consideraba al Número TRES como de gran influjo dentro de sus prácticas Sagradas. Más tarde los Mithras, suponían que el Empíreo se sostenía por medio de TRES inteligencias: ORMUZD, MITHRA y MITHRAS y así sucesivamente a la cifra TRES, se le ha venido dando o atribuyendo un carácter universal­mente místico a través de las edades.


Sabemos que en las tradiciones iniciáticas modernas, como la Masonería, también el Ternario es el más usual de los Símbolos, si tomamos en consideración que desde la época de los Romanos, los Artífices establecieron el axioma que dice: “TRINUM FA­CIUNT COLLEGIUM”, que traducido al Castellano indica que “Tres hacen un colegio”; palabras que más tarde vinieron a constituir la Base Fundamental en que la Masonería se apoya, para establecer que TRES Maestros forman un LOGIA; que cinco, (tres más dos) la Gobiernan; y que siete (tres nás cuatro) la hacen Justa y Perfecta.

Por lo que se refiere a la Aritmética, en sus combinaciones y resul­tados numéricos para establecer la perfección en los cálculos y ope­raciones respecto a este Signo, lo demuestra por medio de las siguientes Multiplicaciones: TRES por TRES es igual a nueve; nueve por TRES igual a veintisiete; veintisiete por TRES igual ochenta y uno; y sumando el ocho y el uno es igual a nueve que, dividido entre TRES, es igual a TRES. Es decir, la número inicial y base de la operación. Y así sucesivamente existen una serie de combinaciones por las que jamás se pierde el valor del referido número TRES.

Entre los Epicúreos, los que se dedican a practicar el cultivo del Espíritu y de las Virtudes sustentadas por el griego Epicuro, existía la obligación de arrojar TRES veces tierra, sobre los cadáveres al sepultarlos. Costumbre que, sin duda, puede haber dado origen al hábito actual que a menudo se observa en los Cementerios du­rante los sepelios, al vertir TRES paladas o puñados de tierra antes de cubrir totalmente los sepulcros.

Se tiene conocimiento de que cuando se desencadenó el Diluvio Uni­versal, fue construida el Arca de Noé sobre TRES pisos para que pudiera alojar TRES especies de cada uno de los animales, que habitaban el Mundo en aquella época. Y durante el tiempo que permaneció sobre la superficie de las aguas se arrojaron al aire, como mensajeras, TRES Palomas cada TRES horas, hasta obtener la respuesta.

El Templo de Salomón contenía TRES departamentos en que se rendía Culto a TRES imágenes: la de la Tierra, la de los Mares (agua) y la de los Cielos (aire).  También había que penetrar a TRES cámaras de prepa­ración antes  recibir la Luz: la de la Verdad, la de las Ciencias y la de las Artes. 

Dentro de los antiguos Templos Iniciáticos, se tenía que pasar a través de TRES aposentos: el Negro, el Azul y el Rojo, con el fin de conocer TRES cualidades: el Valor, la Bondad y la Energía del recipiendario.


Los Caballeros Templarios primitivos, también tenían una gran veneración por el número TRES. Así, el Presidente del Capítulo, durante las iniciaciones, por TRES veces hacía las preguntas al aspirante; para saber si persistía en su idea de ser admitido en el Seno de la Asamblea. De igual manera, por TRES veces con­secutivas tenía que hacer su demanda, y del mismo modo hacía TRES peticiones para obtener el pan, el agua y la sal. Una vez iniciados y proclamados, al presentarse ante el altar, emitían sus TRES votos de obediencia: CastidadTemplanza Caridad. Contemplaban TRES grandes ayunos; comulgaban TRES veces al año: oían misa TRES veces a la semana; durante sus días de abstinencia, no podían comer de más de TRES manjares distintos. Cada uno de estos Caballeros se obligaba a mantener, para su servicio, TRES caballos; juraba no huir ante el ataque de TRES enemigos en conjunto; adoraban el Símbolo de la Cruz durante TRES solemnidades del año; repartían limosna TRES veces también. 

Podemos leer el pasaje Bíblico que relata que TRES fueron los Magos que vinieron a adorar a Jesús cuando nació: Melchor, Gaspar y Baltazar. Transportados por TRES animales: Caballo blanco, Camello y Elefante. Y que ofrendaron TRES regalos: Oro, Incienso y Mirra.


Fuente – 

El texto de la fuente principal ha sido revisado y convenientemente corregido según las convicciones, creencias y conocimientos del autor del Blog. 

Share This