Ya hablé hace un tiempo sobre la archiconocida fecha de la Navidad, de sus orígenes y su simbolismo como solsticio de invierno. Pero su simbolismo no se queda ahí, en el mero hecho de un hito astrológico que se reitera anualmente, y que los antiguos celebraban con rituales cargados de intención, magia y buenos propósitos para el retorno del Sol.


Primera entrega sobre el Simbolismo de la Navidad. 


Serie El Simbolismo de la Navidad

  1. El Simbolismo de la Navidad.
  2. Fin de Año y sus orígenes.
  3. Los Tres Reyes Magos.
  4. La Estrella de Belén.

VIRGEN NEGRA MONTSERRAT

Desde el punto de vista espiritual el solsticio de invierno se entiende como un momento que invita al despertar de la conciencia en el ser humano, al crecimiento del Cristo Sol que habita en cada uno de nosotros. A pesar de que en la actualidad es una celebración colectiva, espiritualmente debe ser visto como una celebración donde, de manera individual, el hombre tiene la capacidad de transformar su vida y por ende todo lo que le rodea. Como explicaba en este artículo, desde la antigüedad el Sol ha representado para el hombre un símbolo que ha marcado su existencia y al cual se le ha rendido culto y veneración. Ha sido el símbolo de la Fuente de Vitalidad, una fuente de energía esencial para el Ser Humano.

Según la Tradición, es en el solsticio de Invierno, cuando el Sol se encuentra a 3 grados de Capricornio, que Cristo nace en la Tierra. El número 3, en numerología, es el que se manifiesta, el que facilita las formas, el que preside los nacimientos. El 25 de diciembre, o 25 del 12, se manifiesta el Ser Uno (2+5 + 1+2 = 10), el Logos hecho carne, el Espíritu de Dios en la Tierra. Como lo es arriba lo es abajo, y sabiendo que en el lenguaje sagrado macrocósmico de los número el 3 es quien procura las formas de la materia, en el micromosmos es la la Matrona, la Madre Oscura del Mundo, la Virgen Negra, o la Emperatriz como se conoce en el Tarot. En la imagen vemos la carta número 3 del Tarot Hermético, que tiene una leyenda en su pie: Hija del Todopoderoso.

Atendiendo al árbol cabalístico, en los 3 grados de Capricornio es donde se encuentra Binah, el Séfira que preside los nacimientos. Y es ahí, por tanto, donde nace el Cristo Sol.

No se trata de un nacimiento simbólico, sino real. A nivel macrocósmico, un nuevo impulso espiritual penetra en la Tierra en esa fecha, un impulso que todavía no es operatorio, pero que “derriba el templo de los filisteos”, según expresión bíblica, entendiéndose por tal los poderes de las tinieblas. Jueces 16:29

A nivel microcósmico, en el 25 de Diciembre, la radiación crística nace en el corazón de los hombres, de ciertos hombres, los cuales, en esa noche mágica, transmutan sus naturalezas inferiores y sienten penetrar en ellos la llamada de la espiritualidad. Los profanos comen y beben en la Nochebuena, y ese alimento físico es el símbolo del alimento espiritual que un día absorberán, cuando la personalidad sagrada nazca en ellos. Y ese vino de la viña de abajo con el que se embriagan, es el símbolo del divino licor de la viña de arriba que un día bebiera Noé. Los que aspiran a realizarse espiritualmente, deben renunciar, en la noche del 24 al 25 a toda celebración profana y buscar el contacto con la espiritualidad. Entonces Cristo nacerá en ellos y con su fuerza transmutadora abrirá sus almas al reino de lo espiritual.

SOLSTICIO INVIERNO NAVIDAD

Ésta es una fecha que invita a la meditación, a la reflexión, a la interiorización, para conducir toda esa energía en la formación del nuestro propio cuerpo crístico. Es una pena que el ritual del alimento de esta fecha se haya profanado hasta tal punto que la mayoría de las personas sólo piensan en llenar su estómago de manjares, de rendir culto al placer del paladar sin atender al placer de recibir la luz para trascender.


“Mucho se ha hablado sobre el Cristo histórico, mucho se ha hablado sobre Jesús de Nazareth como gran mensajero, pero ha llegado el momento de pensar en el Cristo Personal”.

El sol físico no es más que una representación simbólica del Sol Espiritual, del Cristo Sol. Cuando los antiguos adoraban al sol, cuando le rendían culto, no se dirigían propiamente al sol físico, si no al Sol de la Media Noche, al Cristo Sol, a nuestra Luz Interior.

Es el Cristo Sol nuestro mayor guía en los mundos superiores de consciencia. Todo iniciado que aprende a trabajar fuera del vehículo físico a voluntad, es guiado por el Sol de la Media Noche, por el Cristo Sol, por su Luz, por su Maestro Interior. Es él quien guía al iniciado, quien lo orienta, quien indica lo que debe y lo que no debe hacer.

Así como el sol físico avanza hacia el norte para dar vida a toda la creación, así también el Sol de la Media Noche (el sol espiritual, el Cristo Sol) nos da vida si aprendemos a cumplir sus mandamientos. En las Sagradas Escrituras, obviamente se habla del acontecimiento solar y esto hay que saberlo leer entre líneas. Cada año en el Macrocosmos, se vive todo el drama del Cristo Sol. Reflexionemos en todo esto. Conviene estudiar lo que es ciertamente el drama del Cristo Cósmico; es necesario que nazca también en nosotros  el Cristo Sol.

Hoy en día, aún existe mucha confusión sobre lo que es el cristo. Muchos creen que el Cristo fue exclusivamente Jesús de Nazareth, pero están un poco alejados de la Verdad. Jesús de Nazareth como hombre (o mejor dicho, Jeshua Ben Pandirá como hombre),  recibió la iniciación Venusta encarnando en Él al Cristo. Pero Jeshua no fue el único que recibió tal Iniciación. Hermes Trismegistro, el Tres Veces Grande, Thoth, Dios Ibis de Egipto, también encarnó al Cristo. Juan el Bautista, a quien muchos consideraban como el Christus, “el ungido”, también encarnó ese Principio Crístico Universal.


De cierto os digo: Entre los que nacen de mujer no se ha levantado otro mayor que Juan el Bautista; pero el más pequeño en el reino de los cielos, mayor es que él Mateo 11:11

EL CRISTO SOL - xavi madrid

De este modo se celebra el solsticio de verano haciéndolo coincidir con San Juan el Bautista, aunque él mismo reencarnó el Cristo, otro más grande debía llegar detrás de él. En el solsticio de verano se celebra que el Sol, el Cristo Sol ha llegado a su lugar más alto, y a partir de este momento comienza a apagarse su Luz (de Juan el Bautista) para dar paso a otro Cristo Sol, el 25 de Diciembre.

Debemos entender que el Cristo no es un sujeto, no es una persona. El cristo está más allá de la Personalidad, del YO y de la Individualidad. El cristo en esoterismo auténtico, es el LOGOS SOLAR, representado por el Sol físico. Ahora comprenderemos por que los Incas, los Nahuatl, los Egipcios, etc. rendían culto al Sol. No se trata de una adoración al Sol físico, sino a lo que éste simboliza, a lo que se oculta detrás de ese simbolismo. Se adoraba al LOGOS SOLAR, al segundo Logos.


“El Cristo es una realidad de instante en instante, de momento en momento. El Cristo Personal es lo que cuenta. Él puede transformarnos totalmente, Él adviene a nosotros cuando el Ego muere”.

Hermes, Thoth, Jesús, Confuncio, Lao Tse, y otros iniciados vinieron para mostrarnos que Cristo existe, y que debe nacer en cada uno de nosotros como así lo hizo en Ellos. De nada sirve esperar el regreso de otro salvador, de otro Mesías, porque ya se nos ha mostrado que Aquél nace en cada uno de nuestros corazones. El Cristo debe ahora nacer desde dentro, desde el fondo mismo de la conciencia. Sólo Él, el Cristo nacido en nosotros, es quien puede darnos vida en abundancia, habiéndonos desapegado de todo lo material que no podremos llevarnos al Reino de los Cielos.

Todo el simbolismo relacionado con el nacimiento de Jesús, es alquimista y Cabalista. Se dice que Tres Reyes Magos vinieron a adorarle, guiados por una estrella. ¿Cuál es esa estrella y quiénes eran esos Reyes Magos? En cuanto a la Estrella, tengo dos teorías que podrían perfectamente responder a esa cuestión, y que les revelaré en próximos escritos. En cuanto a los tres Reyes Magos, dudo que existieran físicamente, pero su simbolismo es adecuado y necesario para entender la Gran Obra del Nacimiento de Cristo.


Espero que hayas disfrutado de esta extensa entrada, y si sirve para que tomemos un poco de conciencia sobre el origen de nuestras costumbres, creo que nos ayudaría un poco más a entender nuestras propias raíces.

Si te ha gustado este artículo, no olvides compartirlo en las redes sociales, bien pulsando el botón de compartir, bien copiando y pegando el enlace.

Compárteme – https://biogeometria.es/el-simbolismo-de-la-navidad/

Fuentes:


Share This