Acércate a la naturaleza, lleva la Madre Tierra a tu hogar, sea cual sea: un piso, un ático, una planta baja, una mobilehome, o una casa de campo…

Crea un pequeño rincón que represente  la imagen de lo que es el paraíso para ti, donde conectar con la energía de Gaia.  La energía de la Abuela Luna y la Madre Tierra equilibran al Ser que habita en nuestro cuerpo en todas sus manifestaciones físicas y sutiles, pero necesitan de un ambiente de paz, armonía y por ende, equilibrio, para desarrollar ese equilibrio tan necesario y saludable.

“La magia, o Arte Magno es la triple capacidad de transformación: la transformación de uno mismo, la transformación de la materia la transformación de nuestro entorno. Si nuestra intención es pura y nos alineamos con nuestro propósito, el universo conspira para que la magia se exprese.”

Crea tu propio rincón mágico, observa la naturaleza y trata de recrearlo en casa, un jardín sagrado donde puedes mantener a diario unos hábitos de protección y purificación a través de energía de la Madre Tierra (Magia Verde) y la Abuela Luna (Magia Lunar). Ten algún lugar privado de descanso a cielo abierto, donde aprendas a relajarte y a meditar, donde encontrar la paz interior y tendrás la verdadera seguridad que necesita tu YO Superior para sentirse bien, en paz.

“Todo cuanto hagamos en nuestra vida tiene la forma de un ritual, y como tal tiene un simbolismo muy personal, aportando cada uno el valor que tiene en su corazón. Por esto es importante saber sumergirse en las profundidades de nuestro propio universo, conocerlo, comprenderlo, amarlo, aceptarlo, respetarlo, para así sanarlo y entrar en armonía con cada elemento…”

Un jardín es un espacio compuesto de seres vivos, se necesita responsabilidad, tolerancia, constancia y colaboración para mantenerlo sano, que equivale a mantener un equilibrio constante entre los seres que lo habitan. El pago es sustancioso al generar belleza, esparcimiento, contemplación y templanza.

Crea en tu hogar  un espacio sagrado. En el que cada día al atardecer – anochecer puedas acercarte un ratito a tu santuario exterior, situado en el jardín, para nutrirte de la energía del Sol, y saludar a la Luna. En agradecimiento eterno reconoce a la madre naturaleza como centro de Amor y Vida. Purifica tu mente en el exterior antes de entrar en casa a descansar. El santuario de nuestro jardín es el lugar ideal para realizar las quemas de nuestros miedos, de entrar en estado meditativo y proyectar adecuadamente nuestra energía hacia los objetivos de nuestro propósito de vida.

Todo Espacio Sagrado es un entorno que creamos, tanto físico como espiritual y energético, donde todo lo que hagamos dentro de este espacio se beneficia de la luz del Espíritu con la asistencia de los ancestros. Este espacio no sólo nos reconforta por el mero hecho de estar en él, sino que es un puente entre el mundo invisible y el visible. En este Espacio Sagrado se concentra la energía necesaria para permitir la inspiración, la comunicación, y el trabajo que se vaya a realizar, donde las entidades espirituales así como los elementales pueden ayudarnos a construir una Nueva Humanidad, un Nuevo Mundo. Ahí donde se crea el espacio sagrado sólo hay luz, porque SOMOS LUZ.

¿COMO CREARLO?

Un jardín cuidado es un gran campo de energía vital que nos pertenece.  Los elementales que la protegen, nos la entregan generosamente cuando la necesitamos  Si físicamente pudiéramos ver ésta energía, la veríamos como vibraciones de luz que vienen a nosotros y nos envuelven, nos abrazan.  Es el Amor que irradia nuestro jardín. Respiramos en esta luz y la absorbe nuestro YO Superior.

La Madre Tierra nos habla, pero absortos en las voces mundanas, pocos la escuchan. Nuestro jardín es un Santuario que honra a la Madre Tierra, donde ella es la Gran Maestra. El jardín es el aula laboratorio donde observamos y cuidamos, y nosotros somos los alumnos. Toda actividad que realizamos en este Santuario nos conecta totalmente con la energía ctónica (telúrica) y, poco a poco, tendremos conciencia de una mayor conexión con la Magia de la naturaleza.

Para empezar podemos disponer de tres plantas en el jardín, terraza o balcón  en macetas o tres plantas directamente en el suelo que representen a la Triple Manifestación de la Diosa.

  • La planta  Doncella estará representada por plantas jóvenes de floración de temporada, como el rosal, el jazmín. la margarita, geranios, claveles, verbenas, alegrías, begonias, fucsias, etc…
  • La  planta Madre puede ser un frutal, un cítrico (naranjo o limonero), un manzano, un peral, una parra, o un granado pequeño, ya que la granada es el símbolo frutal de la Virgen María, el último avatar de la Gran Madre.
  • La planta Anciana, puede ser representado por un arbusto aromático de gran poder, generalmente el laurel. El laurel plantado el Santuario Exterior es un árbol noble y protector, de mucha energía que atrae suerte, éxito y realización material y espiritual. Pero también puede ser romero, tomillo, salvia, ruda, lavanda, incienso, etc…

El áloe vera y el  árbol de jade, son plantas que pueden ser una alternativa única si falta espacio en la terraza o balcón. El clavel de aire es ideal para un balcón y bloquea las envidias de vecinos.

Puedes colocar el símbolo de la Madre Tierra, una espiral, la forma geométrica de la fuerza creadora de la Madre Naturaleza. También puede ser una concha o una caracola (esta última, además, es el símbolo de la abundancia). Si puedes disponer de un tocón, una rodaja de un árbol que haga además de mesita (anillos de crecimiento visibles) para las quemas o una piedra natural donde se puede labrar la espiral con paciencia.

Todo es  creatividad personal y adecuarse al espació según la necesidad o las posibilidades.  Más plantas como el clavel de aire (elemento aire) , un acuario (elemento agua) , focos de luz solar (elemento fuego) , una mesa, una silla, cojines…  hasta convertirlo en un pequeño paraíso privado donde entrar en armonía con la Madre Naturaleza y los elementos.

Por supuesto todo esto no son más que ideas, dependerá mucho del espacio que dispongamos para nuestro Santuario, pero siempre es posible crearlo, acercándonos a la esencia de la Madre Tierra.

MI JARDÍN SAGRADO ES… MI JARDÍN DEL SILENCIO…
UN LUGAR EN DONDE HOY EN DÍA EN MI VIDA ¡SOLO OCURREN LOS MILAGROS!

La vida sigue gracias a la observación y contemplación de la naturaleza porque nos permite aprender para seguir ideando, formando, creando y manifestando. En las horas de silencio y meditación en la intimidad de nuestro santuario, eliminamos las toxinas que intoxican nuestras vidas y recuperamos la energía vital. Es el silencio lo que te permite aclarar las ideas, proponerte metas, armar estrategias para el buen desempeño de las labores de trabajo, de tu vida privada y de todas las cosas que quieras lograr. El hecho de poder introducirse en el silencio de la naturaleza ya es un síntoma de vitalidad, pero sobre todo, de Salud y equilibrio en todos nuestros cuerpos.

Las antiguas tradiciones siguen siendo fuente de sabiduría y remedios ancestrales para poder ayudarte en tiempos difíciles.

edf


El Santuario Exterior, un Jardín Sagrado

you're currently offline

Site Protection is enabled by using WP Site Protector from Exattosoft.com

Suscríbete 

Únete y recibe en tu email todo el contenido de nuestro boletín

Gracias por suscribirte