Las abejas son símbolo de la fertilidad y del trabajo en equipo. Su panal tiene forma hexagonal y simboliza el corazón. La abeja nos conecta con la dulzura. Saben cómo estar a la defensiva y trabajar por el bien común. Las abejas traen el regalo de examinar tu productividad y hacer tiempo para saborear la miel.


Las abejas polinizan todo tipo de plantas, y muchos de nuestros cultivos alimentarios serían inútiles sin ellas. Debido a que son el elemento que transporta el polen reproductivo de una planta para fertilizar a otra, las abejas están fuertemente asociadas con la fertilidad y la abundancia.

«Las abejas son criaturas repletas de maravillas: ni completamente mansas ni tampoco absolutamente salvajes, sino un poco de ambas cosas, aunque son siempre indómitas, ya que casi todo lo hacen por instinto.» (Moses Rusden)

Los antófilos, (Anthophila, gr. “que ama las flores”), más conocidos como abejas, evolucionaron a partir de avispas. Su linaje cuenta con más de 16.000 especies conocidas. Están adaptadas para alimentarse de polen y néctar, usando el primero fundamentalmente como alimento para las larvas y el segundo como material energético.

La abeja es la representación de la organización, de lo reglamentado.

panal de abeja natural

La abeja es la representación de la organización, de lo reglamentado. Las celdas de la colmena están basadas a partir ni más ni menos que una forma geométrica


Ningún animal es un mejor ejemplo del poder de la comunidad que la abeja. Cada abeja en una colmena tiene una función específica que realizará incluso si eso significa darle la vida por la colmena. Esta especie es un insecto social que vive en enjambres formados por tres clases de individuos: reina, obreras y zánganos. Las abejas obreras son las abejas comunes con las que estamos más familiarizados. Secretan cera para formar peines y producen miel para alimentar la colmena.

A la abeja se le atribuye el numero 6, tiene seis patas, su abdomen está dividido en seis segmentos, los paneles que fabrican son hexagonales. El hexágono es la figura geométrica en la que se puede inscribir la estrella de seis puntas, símbolo del macrocosmos, de lo divino y de lo espiritual.

La Colmena, su hábitat, encierra una comunidad perfectamente expresada en roles y status. Las  celdas de las colmenas, sus nidos, están formados a partir de una forma geométrica, el hexágono, considerado por muchos el símbolo de la dulzura del corazón. Todas las abejas de todas partes construyen los panales en sus colmenas a intervalos específicos de medición. Esto se conoce como «espacio de abeja».

Si las abejas prevalecen en su vida, es posible que deba examinar si está reclamando la cantidad correcta de espacio personal para usted.

La miel, la dulzura de nuestros corazones.

La miel era antiguamente la única fuente de edulcorante. Por lo tanto, la abeja ha llegado a simbolizar la dulzura de la vida.

El silencioso y milenario trabajo de las abejas consiste principalmente en producir y almacenar miel, que extraen del polen de las flores. La abeja como productora de ese néctar, de esa miel que es tan sumamente especial y dulce, nos transmite el mensaje de que la dulzura de la vida, está dentro de nuestros corazones. Aunque el mundo caiga, las esperanzas desaparezcan, y el día siga gris, dentro de nuestros corazones tenemos esa fuerza, esa dulzura interna que nos sustenta y que tenemos que encontrar. Nos recuerda en este sentido, que debemos de ser capaces de extraer la miel de la vida en esos momentos grises. Como hacen ellas. Extraigamos la miel de la hiel. Extraigamos ese punto de felicidad y de dulzura en momentos grises y tormentosos.

La miel y el propóleo, una resina que las abejas manchan en sus colmenas, son ambos antisépticos y son maravillosos curadores y conservantes. Por lo tanto, las abejas tienen una poderosa magia curativa.

No importa cuán grande sea el sueño, lo alcanzaremos si lo perseguimos con anhelo. La abeja es el símbolo de lograr lo imposible. Del mismo modo lograremos cualquier cosa que pongamos en nuestra mente siguiendo el ejemplo de la abeja. Las abejas se comunican bailando, y los que trabajan con abejas se sentirán atraídos por la danza y el ritmo. El baile de las abejas es una relación indirecta con el sol en el cielo. Las abejas son un símbolo de la celebración solar.

“El ser humano que ha nacido por segunda vez entiende la lección de las abejas, que son un magnífico ejemplo de sociedad superior y saben preparar la miel: trabaja para que la idea de la fraternidad universal se extienda sobre la Tierra, y aprende a elaborar su propia miel espiritual”

Omraam Mikhaël Aïvanhov

La serpiente y la abeja son analogas en el plan simbólico y complementario. La serpiente simboliza el espíritu, la abeja el alma, las dos pican e inoculan el veneno en la carne. Pero las abejas solo picarán si sienten que la colmena está en peligro. Una abeja da su vida cuando usa su aguijón.

Las abejas no atacan, a menos que se las provoque.  Al picar, la abeja muere, ya que el aguijón se desprende y arrastra parte de su abdomen. Si zumba cerca tuyo, te puede estar recordando que como formas parte del ciclo vital del universo, tienes que dar algo a cambio de lo que has recibido. Si una abeja te pica, te está avisando que no la has escuchado. Si te picó una abeja es una llamada para despertar y mirar lo que estas haciendo con tu vida.

Centrándonos en las obreras, las virtudes hogareñas de las abejas supuestamente incluyen, la limpieza, los gustos sencillos, la docilidad y los buenos modales, la nobleza, la generosidad, la modestia, la laboriosidad (trabajan hasta la extenuación), le elocuencia y la valentía, siendo estas virtudes las que querrían evocar quienes adoptaron a este animal como símbolo político, religioso, personal o familiar.

Las abejas simbolizan la elocuencia, la palabra y la inteligencia. En hebreo el nombre de la abeja «Dbure» viene de la raíz Dbr, palabra. Según relata Plinio las abejas se posaron sobre la boca de Platón cuando era niño, y éstas «anunciaban la dulzura de su elocuencia», también se posaron sobre los labios de San Ambrosio, patrón de los apicultores.

La abeja trae mensajes de planos más elevados de conciencia, sueños proféticos y visiones, industria, riqueza, laboriosidad, diligencia, cooperación, trabajo productivo. Son poderes extrasensoriales para que puedan usarlas en el diagnóstico o la sanación energética de las personas.

Finalmente, el zumbido zumbante de la abeja se puede comparar con los sonidos del trance de otro mundo. En galés, la palabra para arpa, tellinn, es una versión truncada de la palabra para abeja, an-tseillean. En algunos casos especiales ciertas personas guiadas por la abeja tienen acceso a los planos donde a veces quedan atrapadas las almas de gente recién fallecida que puede contactarlos en busca de ayuda. La abeja les brinda su apoyo para no temer estos contactos y desarrollar una forma segura de usar sus poderes convirtiéndose en eficaces mensajeros o médiums que se mueven entre las dimensiones material y astral, principalmente.

abejas pilinizando

Es también el símbolo del sol y de todas sus energías.

Simbolismos y Sabiduría del Tótem Abeja

La Abeja es un animal cuyo simbolismo representa muchas cualidades, dentro de las cuales destaca:

  • Sabiduría comunitaria
  • Productividad
  • Organización
  • Prosperidad
  • Concentración
  • Trabajo en equipo

 

La Abeja como animal de poder muestra una gran sabiduría que incluye:

  • Conexión a la Diosa Artemisa / Diana
  • Entendimiento de la energía femenina del guerrero
  • Reencarnación
  • Comunicación con los muertos
  • Ayudar a los espiritus aferrados a la tierra a que sigan hacia su lugar apropiado (Guia Psicopompo)
  • Prever las necesidades futuras
  • Dar sin esperar nada a cambio
  • Sacrificio del individualismo en bien de la colectividad

 

El consejo de la Abeja es el siguiente:

“Trabaja alegremente y comparte con los demás sin esperar nada a cambio. La mejor recompensa es la alegría de hacer las cosas por el simple gozo de hacerlas”.

Cuando un tótem de abeja aparece es útil que evalúes tus actividades. ¿Cuánto trabajo estas realizando?. Nos enseña a permanecer en su tarea hasta que se realiza el trabajo.Las abejas viven en un sistema de castas. Pregúntate qué rol estas realizando, el papel de abeja reina, de zángano, o abeja obrera. La dulzura en su relaciones es algo a lo que también está relacionado debido a la producción de miel.

La abeja colabora temporalmente con las personas que tienen responsabilidades grupales para que piensen en el bien de la colectividad anteponiéndolo a sus deseos individuales; ya que cualquier abeja sabe que en última instancia, lo que beneficia al colectivo, termina beneficiando al individuo. Si es tu aliada durante esta temporada, la abeja te ayudará a dar sin esperar nada a cambio y compartirá contigo sus poderes para que hagas un excelente papel.

La abeja en el PASADO significa:

– Llevas tiempo trabajando con diligencia en el desarrollo de tu espiritualidad. La abeja te felicita y te insta a seguir perseverando y disfrutando las mieles de la sabiduría y el amor incondicional, compartiéndolas generosamente con quienes te rodean.

La abeja en el PRESENTE significa:

– En estos momentos no sirve de nada que intentes tomar tú sol@ una decisión ya que al menos hay otra persona implicada o un grupo de personas que no te darían el apoyo que necesitas. Tienes que considerar también sus puntos de vista o sus necesidades. Si quieres actuar con la sabiduría de las abejas para tomar la decisión que más favorezca a tu colectividad y no a ti mism@ o a un pequeño núcleo, tienes que lograr que cada uno de los involucrados identifique todas las alternativas posibles, que haya un intercambio de ideas, que cada quien se manifieste sin presiones por la opción que considere más conveniente y que se llegue a un acuerdo común por consenso. Éste es tu reto.

La abeja en el FUTURO significa:

– Si cumples el reto que tienes en el presente, ¡prepárate para administrar la abundancia! La abeja te augura una etapa de crecimiento y prosperidad muy duradera.

Las abejas ven la luz ultravioleta y pueden distinguir entre luz polarizada y no polarizada, facultad que el hombre no posee. Los numerosos individuos de una colmena, que pueden llegar a contarse por millares, conviven de un modo muy ordenado, lo cual hace evidente que tienen un “lenguaje” o sistema mutuo de entendimiento. Se cree que ejecutan determinadas danzas que revelan de un modo exacto a sus compañeras de colmena la clase de flores que han encontrado, en qué dirección se encuentran y la distancia que media entre sus hallazgos y la colmena.

you're currently offline

Hola, el contenido de esta web está protegido. Si deseas hacer uso de él, ponte en contacto conmigo.

Gracias

Suscríbete 

Únete y recibe en tu email todo el contenido de nuestro boletín

Gracias por suscribirte