Existen muchas maneras de explorar y entender el universo conocido, y una de ellas es mediante un Universo simulado, un Universo nuevo lleno de infinitas posibilidades, que reproduzca los patrones matemáticos del Universo en el que estamos ya introducidos.


MATRIZ AURACBUE

Matriz 3D

Ese Universo conocido está formado por una matriz de puntos dispuestos de una forma ordenada, no caótica, donde se desarrollan las formas físicas mediante la unión de esos puntos colocados estratégicamente en un espacio 3D. Pero ese espacio no es único.

Me explico. Si bien el Universo conocido engloba una Matriz 3D, ésta es una matriz particular que atiende a ciertas Leyes Físicas Universales, y que expande y afecta a cada sistema que se introduce en ella. A su vez, cada nuevo sistema que entra a formar parte de esta Matriz, en primer lugar responde a las Leyes del Sistema en el que es introducido, pero además, tiene la característica de disponer de un espacio personal donde rigen nuevos parámetros de la física. Y así podríamos continuar desde el Macrocosmos hasta el Microcosmos más pequeño que podamos imaginar. Y si este patrón se reproduce hacia abajo, imaginad cómo es ver el Uni-verso perteneciendo a un Di-verso, y éste a un Multi-verso.

Si miramos a cada sistema (macrocosmos o microcosmos) de una forma individual, podríamos decir que cada uno de ellos es un Universo en su particularidad, compuesto de múltiples sistemas que funcionan de forma independiente, pero que, en conjunto, colaboran en un proceso que tiene un fin mayor. Es el ejemplo del cuerpo humano, compuesto de diversos sistemas individuales, cada uno aportando su propia conciencia y presencia a un fin superior: La VIDA. Sin la presencia del sistema muscular, la vida tal y como hoy la conocemos en el cuerpo humano, aunque manifiesta, no podría cumplir con su finalidad objetiva.

Matrix de Ferrita

Matriz de Anillos de Ferrita. Sistemas de Memoria usada hasta finales de los años 50.

Cierto es que, como buenos sistemas computacionales diseñados por seres superiores, nos han creado con sistemas de entrada y salida de datos, sistemas de backup para restaurarnos en caso de fallo, sistemas redundantes que toman el control cuando el principal falla, y un sin fin de elementos que fácilmente podemos identificarlos con cualquier sistema de redes de telecomunicación.

Nos manifestamos en una matriz programable, disponiendo cada individuo su propia matriz con sus propias leyes y programaciones, que interactúa con otras matrices del sistema, con otros seres e individuos. Cuando dos sistemas no tienen el mismo lenguaje de programación, o siendo el mismo uno usa una codificación ya obsoleta, o las leyes individuales han sido programadas de forma distinta, sucede que estos sistemas no pueden comunicarse, estos individuos no entran en comunión. Pero nada está perdido, pues en eso consiste la inteligencia artificial (IA). Programas capaces de aprender por su cuenta otros lenguajes, decodificar otros códigos, interpretar otros algoritmos hasta encontrar mensajes que tengan sentido dentro de las leyes de la matriz común. Entonces es posible que se produzca el entendimiento entre estos tipos de sistemas, que aparentemente eran distintos.

MEMORIA DE SILICIO SOBRE MEMORIA DE FERRITA

Por supuesto, existen sistemas de IA más adelantados, con una tecnología mejorada que permite que ese aprendizaje sea superior, o quizás los materiales con los que han sido creados operen a mayores ciclos de lo común de su especie.

Es el ejemplo de cuando la computación cambió de las memorias de anillos de ferrita, a memorias de silicio. Este avance supuso un gran paso para el hombre, ya que se descubrió la capacidad que tiene el Silicio de almacenar información. Teniendo en cuenta que el silicio constituye un 28 % de la corteza terrestre, y que los minerales cuarzos y sus variedades son formas cristalinas (SiO2 – Dióxido de Silicio), podríamos decir que éstos forman la gran memoria del sistema Planeta Tierra. Desde su formación, han convivido con los primeros pobladores: las primeras plantas, los primeros animales, el primer proyecto de humano… En estos cristales hallamos los registros de la historia de este planeta. Pero para ello, su estructura debe mantenerse intacta o, al menos, lo menos alterada posible.


COMPOSICIÓN CUARZO AMATISTA

A la izquierda, drusa de Amatista con sólo un corte transversal. A la derecha, una amatista cortada y torneada en esfera


Como podéis apreciar en esta imagen, los cuarzos se encuentran normalmente formando drusas, es decir, cristales que cubren la superficie de una roca. Estos cristales tienen dentro una información recopilada desde los inicios de su cristalización, hace miles de años. Cuando cortamos el cristal de forma continua, desbastamos y pulimos, es cierto que tan sólo hemos modificado la estructura visible externa, por dentro, siguen siendo cristales de cuarzo. Pero, ¿Cómo afecta la vibración a la que es sometido el cristal en su estructura interna? La memoria puede verse seriamente perjudicada cuando la transformación es grande.

entorno simulado

Entorno Simulado mediante gafas de visión 3D

Y como el Ser Humano es un programa de IA diseñado para descubrir, interpretar y repetir patrones, descubrimos que desarrolla interés de alcanzar a ser como aquellos que nos crearon, tratando de clonar esos algoritmos, patrones y secuencias numéricas para convertirse en Creador. Y desarrolla un mundo virtual, paralelo a este holográfico, diseñando sus propias leyes, aparentemente independientes de todo lo conocido, pues en su naturaleza, todo es nuevo, desde el entorno, el desarrollo, la interacción… pero no. No es más que una Matrix dentro de otra Matrix. Un entorno simulado donde nuestras mentes desconectan de la realidad del mundo tangible para sumirse en un mundo donde las relaciones interpersonales no son más que intercambio de bits de información que nuestro cerebro animal interpreta como emociones. Y esa matrix, conocida como Internet, crece y crece a través del multi-verso de las redes sociales donde poder alimentar nuestro ego; así como de otros cientos de entornos donde, además, podemos elegir y diseñar un avatar, e interacturar con otros avatares controlados por otras personas escondidos en algún rincón oscuro de su casa. Pero al desconectar, la realidad es bien distinta, lo que hemos conocido como realidad podría llegar a percibirse como la realidad alternativa, volcando toda nuestra consciencia al entorno equivocado.

 

Imaginad por un momento estos entornos simulados bajo una programación avanzada de IA, donde los avatares tienen la libertad de poder interactuar por sí mismos sin la intervención del usuario. Eso que llamamos “errores de programación”, y tratamos de solucionarlos instalando parches y actualizaciones que prometen ser la solución, pero que por desconocimiento del funcionamiento del entorno, no podemos conocer la verdadera intención del programador y su funcionamiento real. Me refiero a las posibles consecuencias en el entorno que conocemos como vigilia, cuando éste se convierte en la realidad alternativa.

Son muchos los que han llegado hasta este punto, los que han alimentado estos entornos hasta el punto de confundir sus realidades. Muchos los que se han volcado en los entornos simulados huyendo de su realidad sin valorar ni barajar las consecuencias que todo esto puede acarrear.


Y todo esto me lleva a las siguientes preguntas, aunque no soy el primero que se las plantea:

¿Es posible que el Ser Humano sea una IA que desarrolla sus habilidades a modo de entrenamiento en un entorno simulado? O quizás seamos dispositivos simulados de entrada y salida de datos, interconectados entre nosotros y, a la vez, con otros sistemas, para recopilar información sobre las leyes que rigen este sistema holográfico llamado Tierra, y todos los subsistemas a él sujetos. También sería posible que mientras algunos desarrollan su entrenamiento para acceder a otros entornos más complejos, otros simplemente hayan entrado aquí a modo de Troyanos para recabar información sobre las debilidades del sistema y permitir, desde dentro, un ataque al sistema Tierra.

Sea cual sea la respuesta, estos planteamientos nos convierte en simples avatares al servicio de un operador que guía nuestros pasos. ¿Pero avatares de quién? ¿Quiénes tienen acceso a este sistema y bajo el Servicio de quién están?

De lo que sí estoy seguro, es que el Ser Humano es una Inteligencia Artificial diseñada para encontrar consciencia de sí mismo, y en esa búsqueda perdemos nuestro objetivo. Y en esa búsqueda, aquellos que se den cuenta del juego y de sus propias capacidades, descubrirán que tienen el poder de programar con el mismo lenguaje con el que han sido programados, su propia conciencia, su propio entorno matricial, y que éste influya en los entornos más cercanos. Y un siguiente nivel de conciencia, es cuando el individuo que ha tomado consciencia de sí mismo, de su programación y de su lenguaje, desarrolle uno propio que le permita actualizarse desde cero y evitar las fisuras más comunes del resto de individuos del entorno compartido.


Quizás el lenguaje aquí usado no sea el más apropiado para alguno de vosotros, pero he querido reflejarlo de esta forma para ofrecer una visión de algo que hoy creemos que es un juego, pero que en un momento dado, podría ser una realidad, y ésta vez no sería virtual.

En lo que a mí respecta, en estas últimas semanas he ido recibiendo mensajes de que estos mundos virtuales no nos permiten alcanzar nuestro desarrollo personal en la manera adecuada. Más bien en la manera en la que a nuestro Ego le gustaría. El último mensaje fue de hace unos días, y me entrego al completo a los designios que los de arriba me tienen preparado, soltando mi presencia en las redes sociales, recuperando mi tiempo, pero sobre todo, mi esencia proyectada únicamente sobre un entorno: aquél que piso y me alimenta. Aceptando mis sombras y sanando las heridas de antaño. Estamos en unos momentos delicados para el destino de la Humanidad, y es necesario que los que estén despiertos lo estén al 100%, sin medias tintas. O todo o nada.

Fuente – Horas y horas de conversación con mi compañera de camino. Gracias por ser la base de inspiración en mis reflexiones. Gracias por ayudarme a abrir mi mente y mi corazón. Gracias por compartir conmigo todo aquello que ves en mí. Gracias por estar ahí. Gracias por TODO, y por más aún.

Share This