Seleccionar página

El objetivo de aprender a interpretar los sueños es permitirnos el Auto conocimiento. En los sueños se encuentran verdades trascendentales, guías en nuestro camino, el estado psicológico de nosotros mismos, la raíz de uno u otro problema, o incluso la solución a nuestros conflictos.


“Los mensajes que descienden del Mundo del Espíritu Puro se tornan simbólicos en el Mundo Astral. Esos símbolos se interpretan basándose en la Ley de las Analogías Filosóficas, en la Ley de las Analogías de los Contrarios, en la Ley de las Correspondencias y de la Numerología. Estudiad el Libro de Daniel y los pasajes Bíblicos del Patriarca José hijo de Jacob, para que aprendáis a interpretar vuestras Experiencias Astrales.”

Samael Aun Weor

El objetivo de aprender a interpretar los sueños es abrirnos al conocimiento de nuestra psyque, de nuestros anhelos, de nuestro inconsciente, de forma que se transforme en una poderosa herramienta de autoconocimiento y desarrollo personal.

En los sueños nos encontramos con verdades trascendentales en cuanto a nuestra propia existencia, así como a la existencia de la Humanidad, ya que en el proceso de ensoñación, entramos en contacto con el inconsciente colectivo, que es la energía psíquica generada en el mundo astral, emocional o mundo de los deseos. Nuestra mente necesita entender ese simbolismo en un lenguaje que pueda entender, por eso, ya que la psyque está creada de una substancia inmaterial mucho antes de la creación de la sustancia material y de la creación de la palabra, debe usar un lenguaje conocido por él, un antiguo lenguaje simbólico o alegórico mediante el cual se dio forma a la materia y al verbo: el lenguaje de la Geometría Sagrada (luz, forma, color, vibración, arquetipos, …).

Mientras no seamos conscientes de ese otro plano de existencia en el que el subconsciente es capaz de manifestarse plenamente, seguirá siendo una región inexplorada, ajena a nuestros sentidos y, por tanto, a nuestro ser consciente. Y su lenguaje, lejos de ser interpretado, se verá envuelto en un sin fin de esfuerzos con intenciones mal dirigidas, y el lenguaje simbólico seguirá estando codificado.

significado de los suenos

A través de los sueños podemos encontrarnos con diversos personajes (normalmente nos resultan familiares), que nos ayudan, nos dan mensajes, o nos guían en nuestro camino. También podemos encontrarnos con nuestro propio estado psicológico, la raíz de nuestros problemas en el mundo consciente, pero también la solución de nuestros conflictos, y un largo etc. Personalmente, he usado los sueños desde la infancia para sanar muchos aspectos de mi vida. Mediante los sueños he recibido los códigos que he necesitado para alcanzar un mayor estado de conciencia.

Para lograr tener la capacidad de interpretar correctamente los sueños es necesario adentrarnos en nuestra Sabiduría Interior, la constitución interna del Ser Humano, utilizando sabiamente las leyes de interpretación. Es necesario recordar aquello que hemos olvidado en nuestro viaje de retorno a la Tierra para poder hacer un buen uso del Lenguaje Simbólico del Universo.

“Al hombre se le conoce por sus sueños”

Platón

Es primordial que comprendamos que tenemos que ser independientes psicológicamente, es decir, debemos ser capaces de realizar un fiel psicoanálisis atendiendo a nuestro Ser, a nuestro cuerpo, nuestro sentir, nuestra emoción, y nuestra energía. Y entonces lograremos interpretar por nosotros mismos los sueños, sin depender de nadie, ya que éstos se encuentran en íntima relación con lo que vivimos, con lo que pensamos, con lo que sentimos y con el estado de nuestro cuerpo vital o energético.

Por este motivo, ante un mismo sueño, cada persona tiene su propia interpretación que sólo será válido para esta persona, y no por ello ser un dogma para el resto de individuos. Sólo nosotros podemos darle la correcta interpretación a lo que soñamos. Los sentimientos que aflorar en nuestras experiencias diarias, los problemas vivimos en la vida práctica, los proyectos, metas, ideales, defectos psicológicos, etc., se suelen codificar en el mundo onírico bajo el lenguaje simbólico, y se manifiestan de forma alegórica en este mundo aún por conocer.


Cuando soñamos a determinada persona, generalmente no es esa persona en sí misma, sino lo que ella representa para nosotros, es decir, el arquetipo que representa para nosotros.

Si soñamos por ejemplo con Mamá, y ella para nosotros es amor, entonces en el sueño muy probablemente estemos soñando con el amor tal y como lo conocemos, no tiene por qué ser un sueño sobre nuestra madre. Si soñamos a nuestra madre enferma, no quiere decir que esté enferma, sino que nuestro amor, la virtud del amor, está fallando en nuestra vida, y está siendo afectado por algún defecto de la psyque que, como un virus, lo enferma.

Debemos tener en cuenta que al igual que disponemos de arquetipos que están sujetos al inconsciente del individuo, también existen arquetipos codificados en el inconsciente colectivo, así como arquetipos universales.


Para llevar a cabo una interpretación de los sueños más o menos fiable, podríamos hablar de cuatro leyes, o directrices, que nos facilitarán la labor:

  • Ley de Analogía o de Correspondencia,
  • Ley del Número y
  • Ley de los Contrarios
INTERPRETACIÓN DE SUEÑOS

Ley de Analogía o de Correspondencia: Análogo es algo de apariencia igual, con lo que debemos hallar en el símbolo, lo que éste significa para nosotros o, en su defecto, lo que significa para el inconsciente colectivo.

Ejemplos:

  • Las gotas de lluvia son como las lágrimas, por lo que si uno sueña lluvia, puede traducirse, por esta ley de las analogías, como Sufrimiento, o emociones que tratan de ser purificadas mediante el agua.
  • Cuando estallamos en ira nuestro comportamiento es similar a un toro furioso. La cólera, el enojo, nos indicarán que debemos trabajar con el defecto de la ira, controlar nuestras emociones. Seguramente, la raíz de algunos de nuestros problemas cotidianos tiene su base en la Ira y por ello soñamos con el toro.
  • Los comportamientos de un burro y de la mente son análogos, por lo que la mente ha sido representada por un burro (o un macaco, según la Tradición). Recordemos que Jesús el domingo de Ramos entra a Jerusalén montado en un burro, indicando que se necesita dominar la mente para lograr el triunfo.
  • Cuando soñamos con una casa, ésta simboliza al cuerpo físico. Así como la casa da cobijo a nuestro ser material, el cuerpo físico alberga a nuestro cuerpo astral y energético. Esto mismo sucede con un vehículo, que transporta nuestro cuerpo físico.
  • El caballo es símbolo también del cuerpo físico, ya que siendo un vehículo de transporte, es el cuerpo físico también lo es para el alma. En el mundo astral el caballo es símbolo además de la amistad. Si el jinete se cae del caballo nos indica que el cuerpo no tiene un control, que debemos estar más atentos al cuidado del cuerpo físico.

Ley del Número: Cada número tiene un significado, por lo que cada vez que soñamos algo que tenga relación con un número, éste se relaciona con su significado. El simbolismo de los números puede verse claramente mediante las cartas de Tarot, siendo para el mundo onírico la misma codificación, insertada, además, en el inconsciente colectivo, y yo diría que Universal.

Ejemplos:

  • El Número uno es la Voluntad, es el comienzo de toda cosa. Representa el principio masculino y activo, individual. Se relaciona con el Ser Real, la parte más recóndita divina de cada ser humano. Si soñamos – por ejemplo- que un anciano nos entrega un pergamino con la frase “Tu misión es encontrar los mil escritos perdidos”, lo sumamos y nos da el número 1. Esto podría interpretarse como que debemos recobrar la voluntad, que debemos acercarnos a la verdad.
  • El Número dos es el símbolo de la mujer, de la Imaginación, de la madre Divina, del Cristo Cósmico, del equilibrio de la polaridad de lo masculino y lo femenino. Es el número representativo del Conocimiento o Sabiduría Divina que debe vivirse en la práctica. Supongamos que en el sueño nos encontramos en algún camino solitario dos jarrones de agua. Ésto podría tener diversas interpretaciones: nos tratan de indicar que debemos beber de esa sabiduría, que bebamos del jarrón que bebamos siempre alcanzaremos la Verdad, sin necesidad de elegir qué agua es más pura.
  • El número tres es manifestación (o creación) material y espiritual. Es el número del Tercer Logos o Espíritu Santo: indica la creación, el arte, la belleza. Si por ejemplo en nuestra vida práctica estamos por emprender algún negocio y soñamos que alguien nos paga 3000 pesos, lo sintetizamos y nos queda 3, y es indicio de que en nuestro negocio nos irá bien.
  • El número Cuatro nos indica el mundo de la materia, los 4 elementos, poner las bases firmes para hacer las cosas. Es el símbolo de la misericordia divina y humana. Alguien a punto de casarse que sueña con una casa de 4 pilares, es símbolo de que antes de dar este paso tan importante en la vida, debemos poner las bases firmes, no hacer las cosas a la ligera, establecer los fundamentos de la pareja (formada por dos polaridades) para que todo salga bien.

Ley de los Contrarios: Se refiere esta ley al opuesto de lo que soñamos, a la antítesis del sueño. Aquello que necesitamos por defecto en nuestra vida.

Ejemplo:

  • Soñar con algo dulce, podría representar amargura en la vida cotidiana.

Cómo saber entonces cuál ley utilizar?, debemos someter el sueño a cada ley y relacionarlo con la vida práctica, con lo que vivimos, con lo que hacemos y de ahí sacaremos el mejor resultado.

Estás viendo esta página sin conexión

Share This