Hoy día, vivimos sometidos a presiones económicas, sociales y psicológicas, muy arraigadas en nuestro presente. El estrés y la angustia resultantes de este juego de tensiones, hace que la búsqueda de soluciones sea verdaderamente desesperante. Nuestra educación está condicionada hasta tal punto, que una de nuestras actitudes más usuales es buscar las “culpas” de nuestros problemas fuera de nosotros, cuando la verdadera raíz de nuestros conflictos está dentro, tan dentro, que anida en nuestro propio inconsciente. De esta forma, cuando buscamos las causas fuera, buscamos las soluciones afuera, y nos aferramos a iconografía u oraciones (a menudo religiosas) cuya carga esotérica espiritual desconocemos, pero que, en gran medida, satisface las necesidades de nuestro Ego que nos llevan a acordarnos de Él sólo cuando creemos estar en apuros. Cuando los problemas acechan, tendemos a soluciones mágicas.
El trabajo de autodefensa, es un compendio de técnicas para oponerse al ataque directo de nuestra mente inconsciente sobre nuestra mente consciente. Afrontar una agresión psíquica, no depende de mecanismos fetichistas, sino de mecanismos estrictamente psíquicos. Aunque un talismán dispone de símbolos cuyo significado favorece a quien lo lleva consigo, de nada sirve si no se tiene absoluta conciencia sobre el significado individual de cada uno de los símbolos que lo componen, así como su propia disposición geométrica. Nos movemos en el terreno de los principios y las leyes herméticas (esotéricas), y aunque no creamos en ellas, estamos sujetas a su devenir.

¿Por qué somos atacados y contra qué luchamos?

Para entender mejor la dinámica de la autodefensa, debemos saber que los miedos abren agujeros en nuestra coraza mental, por donde puede filtrarse la agresión y perjudicarnos. Recordemos, como explico en mis cursos de Geometría Sagrada, que el Universo es el Todo físico, energético, mental y espiritual. Si un hecho físico puede crear un vórtice físico, generando efectos psicológicos o energéticos colaterales, ¿un hecho mental no podría tener consecuencias mentales? Todo tiene su compensación en el Universo.
Para poder aprender las técnicas de auto protección, deberemos distinguir las siguientes categorías de atacantes:

  • Autoboicoteantes;
  • Larvas astrales;
  • Paquetes de memoria de alto contenido thanático;
  • Técnicas mentales (vampirismo psíquico o energético);
  • Vórtices psicoespirituales.

Una vez conozcamos la naturaleza de los atacantes y su forma de actuar, superaremos esa barrera de “miedo a lo desconocido”, y estaremos en disposición de encontrar una solución.

Aprende a conocerte, y Re-conocerás a tu enemigo.Xavier Madrid

 

Share This